• Tres expulsados, varios amonestados , un penal dudoso y tres goles

    Lunes 20 de noviembre - 10:43

    La primera pulseada la ganó el CAMPEÓN TUYA. Descontento en el 15 de Mayo por la labor del árbitro.

    En un partido con muchas fricciones, roces, amonestaciones y expulsiones, el 8 de Diciembre derrotó al 15 de Mayo por la cuenta de dos goles a uno.

    En el recuento final, este triunfo es muy significativo para el cuadro celeste, que supo capitalizar en goles las acciones a su favor.

    Y desde el punto de vista periodístico, el 8 tuvo a su favor un penal muy dudoso, donde el árbitro Pedro Vera (UFI) sanciona la pena máxima por una falta del arquero Chaparro contra un jugador del 8 de Diciembre. El arquero Chaparro fue amonestado. Ocurrió en el primer tiempo.

    El árbitro entendió que hubo contacto, que existió la falta y no dudó para sancionar el penal, donde Richard Estigarribia se encargó de anotar el gol, rematando abajo, hacia el palo derecho del arquero, éste intuyó pero no pudo llegar al balón.

    La decisión del árbitro tomó de sorpresas a todos. Hubo reclamos, protestas, pero el juez se mantuvo en su postura.

    Nos pareció que fue muy drástico en su apreciación el árbitro de la UFI, quien además no estaba cerca de la jugada.

    En la primera etapa el árbitro estuvo más exigente con los jugadores del 15 de Mayo, sancionó todas las faltas habidas y por haber, sus determinaciones transmitieron muchos nervios y enojos a los jugadores del 15 de Mayo.

    Y en el mismo primer tiempo, el 8 volvió a marcar el segundo tanto. Córner desde la izquierda, centro al primer palo, un jugador del 8 que peina, desacomoda a la defensa del 15 y aparece en el segundo palo el defensor Osmar Leiva para aplicar el testazo para concretar el segundo del partido. Jugada preparada, jugada definida.

    El 15 de Mayo intentó, pero sus jugadores estaban más preocupados en el arbitraje, se olvidó de jugar, de hacer su fútbol, salió de su disciplina táctica y no tuvo situaciones propicias para descontar en el primer tiempo. Conste que tuvo una posibilidad, con aquel remate a quemarropas de José Luís Rivas desde fuera del área que pega providencialmente en la base del palo izquierdo del arquero Richar Castillo y va afuera. 

    En el transcurso de la primera etapa aparecieron algunas tarjetas amarillas, el árbitro seguía sin aplomarse en su trabajo, seguía teniendo errores, seguía transmitiendo inseguridad, nervios y mucho más.

    Y tempraneramente en el segundo tiempo vinieron las dos primeras expulsiones, las de Richard Estigarribia y Arístides Guanes por agresión mutua, según el informe del árbitro, donde no solo estos jugadores aparecieron en las escaramuzas, sino también otros, hubo empujones, agresiones, patadas.

    El 8 de Diciembre cuidó el resultado, no quiso caer en el juego de su rival, el 15 adelantó sus líneas y con el deseo de descontar descuidó sectores importantes, esto benefició al 8 que utilizó la velocidad de Báez, de Giménez, creando situaciones que pudieron aumentar el marcador.

    Y los nervios seguían jugando un partido aparte para el 15 de Mayo. Minutos después, a Jefferson Gutiérrez lo desequilibran teniendo el balón controlado, el jugador reclama al árbitro que le cometieron falta, el juez dice que no, prosigue la jugada, avanza el cuadro del 8 de Diciembre, el árbitro sigue la jugada, un jugador del cuadro celeste se proyecta para acompañar a sus compañeros, y Gutiérrez que se descontrola aplicando una patada, sin balón, al rival

    Por indicación del cuarto árbitro, el principal le muestra la tarjeta roja a Jefferson, que se retira escupiendo al cuarto juez y pateando la pelota que estaba cerca de él, buscando que el balón impacte en el cuerpo del soplapitos.

    El 15 de Mayo se olvidó que tenía todavía un partido contra el mismo rival, la revancha. Los jugadores tenían razón objetando la mala actuación del árbitro, pero no imperó la tranquilidad, tendrá dos restas valiosas, pero hay que tener en cuenta, cuando el árbitro sanciona algo es muy difícil hacerle cambiar de opinión y nadie debe olvidar, bien o mal, que la única autoridad dentro del partido es El.

    Y con 9 hombres el 15 logró descontar, por intermedio de Víctor Quiñonez, cuando ya se iba el encuentro.

    Antes, el 8 tuvo ocasiones de aumentar, pero no supo definir con las oportunidades generadas.

    La primera pulseada lo ganó el cuadro del 8. Se espera con muchas expectativas el compromiso de vuelta, aquí surgirá el finalista del campeonato.

    El árbitro Pedro Vera debe hacer una mea culpa y reconocer que tuvo muchos errores. No fue ecuánime en sus apreciaciones. Por ejemplo, dos faltas similares para uno y otro equipo, solo cobraba para uno. En varios pasajes del encuentro utilizó también la ley de la compensación.

    Ganó 8 de Diciembre, por más experiencia de sus jugadores, por plantear mejor el partido. A un paso de jugar la final.

    La última palabra la tiene el 15 de Mayo, que debe entrar a jugar y olvidarse del arbitraje.

    La recaudación fue de Gs. 6.195.000.

    En juvenil river Plate y Cerro Corona empataron 1 a 1