• Implacable, demoledor, contundente, goleador

    Miércoles 24 de enero - 08:11

    La selección caacupeña de Fútbol de Salón mostró destellos de calidad salonistica ganándole a Altos en su propia casa.

    Caacupé hizo un partido brillante y sus salonistas demolieron las ilusiones de los “choriceros”. Caacupé cerró el partido con un claro, contundente e inobjetable triunfo por 9 goles a 2.

    ¿El cuco era Altos? En los papeles previos aparecía como favorito, por la localía, por su público y por sus antecedentes en el Fútbol de Salón. Y muchos le pifiaron feísimo.

    Y Caacupé desde el primer minuto de juego metió miedo, fue el protagonista del partido, la diferencia fue muy grande, merecido, pudo haber sido más, noche casi perfecta, llena de éxtasis, sin vueltas de página fue superior en todo sentido.

    Todos rindieron en forma impecable, desde el arco donde Angel Fatecha fue aplaudido por los propios alteños, por su impecable trabajo en la portería, con su función se marcó la diferencia y se cristalizó una resonante victoria.

    Caacupé en el partido golpeó primero y golpeó ocho veces más, ante un irresoluto equipo de Altos, que vio como los salonistas rivales eran superiores en todo.

    Un nivel altísimo y una claridad conceptual admirable, los “caacupeños” le bajaron de un hondazo a las ilusiones de los Alteños, la derrotaron con sucesivos goles y no le dieron ninguna - ¡pero ninguna! -  chance de asomar la cabeza, para pensar que podía revertir todo y ganar el encuentro. Fue un triunfo tan demoledor como inobjetable.

    Altos, por momentos quiso demostrar destellos muy interesantes, pero se encontró con un rival en un nivel superior, casi inalcanzable. Lo que molesta, está claro, a los alteños, es que cerró el partido recibiendo una paliza, una goleada y que no pudo esquivarle a la mufa de perder en su propia casa.

    En este partido Caacupé exhibió un pincelazo de lo que pretende llegar a ser, ojala no se duerman sobre los laureles, se ganó un partido, no un campeonato, pero debe disfrutar de su excelente juego, de la firmeza de sus salonistas y la calidad de los mismos.

    A veces no alcanza jugar bien pero hay que ganar, en su debut el quinteto caacupeño expuso virtudes que lo llevan como favorito a clasificar en este grupo, aunque es prematuro decirlo, pero se ganó un partido muy difícil, de visitante y ante el otro equipo que en los papeles previos, junto a Caacupé, aparece como candidato.

    Diego Quintana se encargó de frotar la lámpara al minuto de comenzar el partido, para ir marcando la diferencia, y luego ya se vinieron los sucesivos goles de Lito Segovia, Ciro Martínez, Raúl Arehns, y cerrar el telón con el golazo de Albert Melgarejo.

    Ganó Caacupé. Logró un éxito convincente que ratificó con algunos lujos y muchos goles, lindo partido, sin incidentes, el cuadro de Altos tuvo fallas importantes que permitieron el fastidio de sus jugadores, de su técnico, de su público, que lo apoyó en todo momento, aún en la adversidad.

    Caacupé sumó su primer triunfo. Quedan cinco compromisos, todos difíciles, pero cuando se quiere, se puede.

    Los próximos encuentros, según fixture elaborado, el jueves 25 de enero de local ante Itacurubí de la Cordillera, el sábado 27/01 de local ante Piribebuy y el jueves 01/02 nuevamente de local, revancha, contra Altos.

    Este partido fue transmitido por ACONTECER DEPORTIVO, que desde las 19:00 hs ya estuvo en la cobertura del mismo.

    ¡Vamos Caacupé todavía!