• Itacurubí aguó la fiesta en la noche negra de Caacupé

    Viernes 26 de enero - 08:31

    Caacupé se durmió sobre los laureles, jugó confiado en el éxito logrado ante Altos, se relajó, no se esforzó y PERDIÓ.

    Fue una noche negra, sin luna y sin estrellas para Caacupé. Itacurubi jugó un partido estupendo. El local, en cambio, tuvo un partido desafortunado. Como equipo estuvo atascado y con muchos errores. Fue un partido en el que los hinchas de Caacupé se retiraron del Tte. Fariña con mucho dolor de cabeza.

    En su segunda presentación, perdió Caacupé ante Itacurubi por (5) a (6) en el marco de las eliminatorias del Fútbol de Salón.

    Al término del partido hubo plena coincidencias. Caacupé subestimó al rival, no le respetó, sumados a otros factores donde todos los que están dentro del seleccionado, llámese dirigentes, salonistas, cuerpo técnico, etc., deben hacer un mea culpa, borrón y cuenta nueva, porque se jugó tan mal, muy mal, lejos muy lejos de aquella brillante noche contra Altos, y la derrota y el pésimo partido ante Itacurubí borra todo lo que se hizo contra la selección alteña.

    El quinteto de Itacurubí sin figuras deslumbrantes demostró que este tipo de competencias se juegan con el CORAZON. El visitante fue aplicado, concentrado, que no falló, llegó 6 veces y 6 veces rubricó con goles sus llegadas.

    Fue el primero en marcar, golpeó primero, segundo y hasta en tercera ocasión consecutiva, ante un perdido equipo de Caacupé, que en toda la noche no estuvo prendido al partido, salvo minutos de buen juego, donde logró descontar, empatar y hasta pasar arriba con dos goles de diferencia, pero a partir del triunfo parcial le faltó inteligencia para proponer el compromiso, porque era Itacurubí el que tenía que salir a buscar el partido estando en desventaja, sin embargo Caacupé salió a buscar más goles y cometió más errores que desembocaron en los sucesivos goles del visitante hasta llegar a marcar el gol de la diferencia, que fue letal, dejando mudo el estadio del Tte. Fariña, con aficionados frustrados de ver jugar bien al equipo y quedarse con los puntos.  

    A nosotros se nos acabó la punta del lápiz de apuntar tantas rayitas en la casilla de errores, errores que propiciaron las llegadas y goles de Itacurubí. Es más, el arquero Ángel Fatecha recibió goles infantiles, es uno de los ídolos del equipo y sus errores se notan mucho más.

    Itacurubí jugó al ritmo de la música “movete, movete” porque se movieron en todos los sectores, marcando, presionando, robando pelotas y marcando goles.

    La forma de jugar Caacupé en este encuentro cambió y asustó mucho. Después de ganar el primer cotejo ya la gente opinaba que era el virtual clasificado para las finales en el Alto Paraná, ahora con la derrota, el globo parece desinflado, pero hay, sin lugar a dudas, posibilidades de revertir todo, dependerá que los jugadores vuelvan a la humildad si es que hace falta y nunca, jamás subestimar a ningún rival.

    Lo que se perdió en casa, se tiene que tratar de recuperar de visitante, lo de anoche fue una noche negra, para el olvido. Fue un partido malísimo de Caacupé, malos pases unos tras otros, imprecisiones seguidas unos de otros, cuando el pase debía ser largo, salía corto o viceversa, a Caacupé anoche no le salió nada, absolutamente nada y las explicaciones deben ser dadas.

    Ganó Itacurubí, sumó 4 puntos en dos partidos ganados. Altos se recuperó goleo a Piribebuy por 8 goles a 0.

    El sabado27/01/2018 los compromisos son: Caacupé Vs Piribebuy y Altos Vs Itacurubi.

    Buena presencia del público caacupeño. En la previa se “emborracharon” de la ilusión de ver ganar a su equipo, pero más no pudo ser.

    Caacupé se durmió sobre los laureles, jugó confiado en el éxito logrado ante Altos, se relajó, no se esforzó y PERDIO.

    Caacupé preparó la fiesta, Itacurubí aguó la fiesta.

    ¡Vamos Caacupé todavía!!!