• Tres golpes letales, uno de ellos absolutamente nulo

    Lunes 16 de abril - 13:01

    El segundo gol debió ser anulado, evidente posición fuera de juego. Arguello sacó provecho de su posición. El asistente no se percató y cometió un grave error, que se desencadenó en un gol ilegitimo

    En tarde sabatina, los equipos del 25 de Setiembre y Acosta Ñú se sacaron chispas del partido disputado en terreno de juego del primero, con emociones fuera y dentro de la cancha y con polémicas que se manifestaron tanto en jugadores, dirigentes y público en general.

    El local se presentaba para disputar su compromiso teniendo un solo punto en la tabla de posiciones.

    El visitante con 16 puntos acumulados, puntero, invicto y clasificado anticipadamente para la segunda etapa.

    El “clásico” y la rivalidad existente, fueron los ingredientes para ver el encuentro y los dos equipos se justificaron en mojar la camiseta, no queriendo perder, nervios, fricciones, el mal estado del campo hicieron que el partido tuviera sus momentos, en donde los dos cuadros se prodigaron para ganar, sea como sea.

    El primero en marcar fue 25 de Setiembre, en la segunda etapa, por intermedio de Gustavo Ortega con golpe de cabeza, aprovechando un buen centro desde la derecha.

    El empate no tardó en llegar para el Acosta Ñú por mediación de Joel Ayala Alegre para el 1 a 1 transitorio.

    Entre los dos equipos, el Acosta Ñú estuvo mejor perfilado en el campo de juego, las comparaciones son odiosas, pero entre equipos y jugadores, el visitante sacó ventajas, por estar bien trabajado con Cale Aguilera el DT y por la calidad de muchos de sus jugadores, ante un equipo del 25 de Setiembre que trató de suplir algunas falencias con mucho entusiasmo y entrega.

    Y el cuadro verde del Acosta Ñú llegó a su segundo gol, un gol viciado de absoluta nulidad, pues el delantero Delio Arguello en evidente posición adelantada marcó el segundo ante la reacción generalizada de los jugadores del 25 de Setiembre.

    La jugada se produce sobre el sector derecho en ofensiva del Acosta Ñú, el centro dentro del área es desviado con golpe de cabeza por Hugo Guillén, pelota hacia el arco donde estaba ubicado Arguello, totalmente adelantado, recibe la pelota y marca el tanto.

    El asistente del partido que cubría el sector de ataque del Acosta Ñú, señala como válido el gol y el árbitro Eligio Fariña, dudando, convalida el gol por indicación de su línea.

    Protestas de los jugadores del “25” – con razón – el asistente es agredido verbalmente en las narices de los aficionados del Acosta Ñu que comenzaron a defender al línea, produciéndose agresiones verbales de ida y vuelta, sin pasar a mayores, inclusive la Presidenta del visitante se tomó algunas palabritas con el arquero del local.

    El árbitro intentó dar explicaciones pero culpándole a su asistente. El partido se interrumpió por varios minutos.

    Al 25 le costó llegar con posibilidades, creo poco, pero al menos tuvo una jugada donde el palo salvó al Acosta Ñu de la paridad de 2 a 2.

    Acosta Ñu tiene buen plantel pero da la sensación que no tiene arquero, en la actitud del portero se pudo observar que el equipo puede tener problemas en el arco.

    Y para cerrar el telón, gran jugada personal de Jonatán Silva - anda muy motivado cuentan – para el tercero, limpió camino y ante la salida de Blas Villalba coloca la pelota a ras de piso y lejos del alcance del temperamental arquero del “25”.

    Acosta Ñú demostró ser un equipo ms compacto que su rival de turno, la diferencia se notó, con buen trabajo de los zagueros, buen medio campo y buena delantera, en pasajes del partido centralizó mucho, teniendo a dos jugadores que saben cómo jugar por las puntas como Joel y Hugo.

    En síntesis, el árbitro Eligio Fariña – uno de los mejores de la Federación – logró nota baja por culpa de su asistente.

    El segundo gol debió ser anulado, evidente posición fuera de juego. Arguello sacó provecho de su posición. El asistente no se percató y cometió un grave error, que se desencadenó en un gol ilegitimo.  

    Por suerte el partido terminó sin problemas posteriores. Los árbitros rodeados de policías, Blasito que no se cansó de protestar, respetuosamente, otros queriendo dar explicaciones y  la gente de Acosta Ñu, que en todo momento alentó a su equipo, disfrutó del triunfo y se retiraron con la misión cumplida.

    Las bebidas alcohólicas – cervezas – corrían como la desembocadura del rio Nilo.

    En juvenil ganó el 25 de Setiembre por 2 goles a 1