• Sol de Mayo indiscutido CAMPEON

    Jueves 19 de julio - 18:08

    Merecidamente logró el titulo, por la gran campaña que realizó.

    La tarde del domingo 15 de julio de 2018 inolvidable. Sol de Mayo de la compañía Cerro Real de la ciudad de Caacupé, obtuvo el titulo de CAMPEON de la Categoría de Ascenso de la Liga Caacupeña de Fútbol Temporada 2018.

    En un partido decisivo derrotó al otro pretensioso club 4 de Octubre por la mínima de 1 a 0.

    Un gran gol, de taco, de Alejandro Núñez significó la victoria, consumada a través de una excelente predisposición futbolística en la primera etapa, a pesar del dominio territorial de su ocasional adversario, en el segundo tiempo, que no supo capitalizar sus momentos para merecer un mejor resultado.

    Sol de Mayo hizo lo justo y lo necesario en el partido, se paró muy bien, hilvanó jugadas importantes y consiguió el gol sobre los 29 minutos de la primera etapa y defendió esa diferencia a capa y espada, con uñas de guitarrero.

    Excelente la campaña del equipo, repitiendo actuaciones del año 2017, donde quedó sin chances de llegar al objetivo en un discutido partido contra el Mcal López, pero no se durmieron sobre los laureles, se prepararon mucho mejor y ahí está el fruto del sacrificio, del trabajo, del sueño largamente acariciado.

    Consiguió el Título de Campeón, con jugadores de la casa, jóvenes, talentosos con un Director Técnico del entorno familiar.

    No fue ninguna casualidad el logro conseguido, todos estiraron juntos el carro para llegar a la meta. Todos aportaron su granito de arena para cristalizar el deseo, y hoy con absoluta objetividad se puede decir que el club Sol de Mayo es equipo de la División de Honor de la Liga Caacupeña de Fútbol.

    Gran campaña futbolística, en muchos partidos demostró solvencia y superioridad, supo atesorar muchas virtudes y pocos defectos.

    Supo amalgamar un cuadro respetable, con jugadores jóvenes y experimentados, todos rindieron a cabalidad, al árbol se le conoce por sus frutos y Sol de Mayo produjo muy buena cosecha.

    Con Primitivo Meza en el arco, bien preparado, con buenos reflejos, dando garantía y seguridad en el arco, transmitiendo confianza.

    Los defensores como Diego Cabral, Carlos Duarte, Diego Torres y Juan Noguera fueron expeditivos, de buen trabajo sincronizado, férreos en la marca y para contrarrestar el trabajo ofensivo del rival.

    Los del medio campo, excelente, bajo la batuta de Rody Ortega de un buen caminar en el fútbol caacupeño, dirigiendo la orquesta con el acompañamiento de Alejandro Núñez, talentoso y buen trato del balón, junto a Blas Paredes y Juan Chaparro dos jóvenes buenos para la marca y proyección, sumándose a ellos Arsenio León y Juan Torito Paredes en la ofensiva, arrancando de ¾ de cancha para arriba, desequilibrando y llegando con opciones de gol.

    Sumaron a este rendidor cuadro del Sol de Mayo los jugadores Juan Carlos León, Agustín Chaparro, Darío Cabrera, Blas Mendoza, Antonio Estigarribia, Luis Miguel Cabrera, Jeremías Franco y Jesús Núñez.

    El equipo tuvo el apoyo y el aliento de su gente, damas y caballeros, chicos y grandes se sumaron a la fiesta deportiva, el campo deportivo del Tte. Fariña lució sus mejores galas, fue una hermosa fiesta deportiva, por suerte con un arbitraje muy bueno.

    La entrega de medallas y el preciado trofeo de Campeón marcó la tarde esplendida del domingo, donde el club Sol de Mayo festejó con todo, donde la tradicional vuelta olímpica y los abrazos y llantos iban marcando la despedida de la tarde para ir recibiendo a la noche.

    Un domingo inolvidable para todo Cerro Real, propios y extraños celebraron esta conquista, el festejo seguirá por más días, merecidamente, para los otros equipos como el 4 de Octubre y Juventud Cordillerana de Costa Pucú habrá otras oportunidades, en el fútbol la revancha siempre existe, es cuestión de tiempo.

    Se cerró el telón, nada que discutir, hay un flamante campeón con letras doradas, hizo mucho para llegar a concretar su sueño, tal vez despojado maliciosamente el año pasado, pero eso ya es historia, el pasado pisado, se vive el presente y solo resta proyectar el futuro cuando tenga que participar en la otra categoría del fútbol caacupeño, pero eso vendrá en su momento, es el instante de tantas alegrías y el festejo mesurado y con todo respeto se merece.

    Sol de Mayo levantó la Copa de Campeón, así como también lo hizo Agustín Chaparro Báez, primero tocándose el corazón y mirando a su hija Mia Nicole, para luego arrodillarse y alzando la mirada al cielo recordar a su señor Padre Don Severo y dedicándole con llantos el TITULO DE CAMPEÓN.

    Club SOL DE MAYO, 104 años de vida institucional, CAMPEON CON MAYUSCULAS del futbol de ascenso caacupeño.

    ¡Muchas Felicidades!!!

    ¡SALUD!!!