• BASTA DE CORRUPCION

    Viernes 24 de agosto - 12:23

    Las denuncias del Club Mariscal López y del señor Oscar Nuñez deben tomarse muy en serio. De los dirigentes de los clubes DEPENDE.

    Los hechos ocurridos en la Liga Caacupeña de Fútbol (LCF) y conocido por todo el mundo merece una profunda y sana reflexión, para buscar la forma de erradicar definitivamente el flagelo llamado CORRUPCION.

    Las acusaciones del club Mariscal López contra la Liga Caacupeña de Fútbol  y sus autoridades, a través de una nota, las vertidas por su Delegado Oscar Núñez, acusaciones viralizadas en las redes sociales a través de un video, merece que la ciudadanía deportiva toda y en forma especial de los dirigentes de los clubes cambien de pareceres y todos juntos busquen erradicar la corrupción denunciada por el club Mariscal López y que debería de tener el respaldo de las autoridades de nuestra ciudad, porque el fútbol no puede ser avasallado, sometido por personas que se aprovechan de su investidura, de su autoridad para buscar sus propios beneficios, en detrimento de otros.

    Desde que asumió esta administración que gobierna la Liga Caacupeña de Fútbol se han venido diciendo, rumoreando de la dictadura, de la soberbia, de la prepotencia de los que tendrían que haber servido al pueblo deportivo y no servirse de ellos.

    El que no está a favor de esta dirigencia deportiva, son perseguidos, son humillados, son amenazados, el que no comulga con esta soberbia dirigencia está expuesto, inclusive, al descenso, así como lo manifestó el propio Oscar Núñez (video).

    Hubo ejemplos categóricos, como el caso del señor Ángel Orona, que fue sacado del cargo de delegado de su club, por cuestionar constantemente la administración actual de la Liga, está el caso denunciado al programa de Acontecer Deportivo, por el señor Palí Vera dirigente del club 12 de Octubre que fue llamado al “orden” por litigar a la cabeza de la Liga. Y hay muchos casos más. Y hay mucho TEMOR, a las REPRESALIAS.

    En las redes sociales – Facebook - sobre las acusaciones – video -  de Oscar Núñez, rescatamos dos comentarios. La opinión del señor Nelson Martínez Torres, ex presidente del club Aquidabán, que en una parte escribió: “Y la Liga Caacupeña de Fútbol no está ajena a esto, principalmente el presidente y gerente de la misma, administran con mucha viveza pero con mucha más ignorancia porque en vez de actuar con razón, actúan con maldad perjudicando a los clubes que de alguna manera no se ALINEAN  A SUS PRETENSIONES (la mayúscula es nuestra). Tengo mucho que decir, pero me quedo hasta ahí. Lo importante al final sería sacarles a estos dos de la Liga Caacupeña de Fútbol.

    Más claro, agua. El señor Martínez Torres sabe bien de lo que escribió, y si habla, seguramente será perjudicado su club, Aquidabán, que lo lleva en el corazón.

    La otra es de Fina Finita Fleitas, quien escribió: “Se quejan y siempre le votan al mismo aparato, ya es hora de cambiar una rosca mafiosa que lleva años en la Liga… felicito al representante del club Mariscal López y debemos apoyarlos todos los caacupeños a que todo esto se aclare y se cambie la dirigencia de la Liga Caacupeña de Fútbol”.

    Las acusaciones del club Mariscal López son muy graves, las palabras vertidas por el señor Núñez en la reunión de la Junta Directiva, son muy graves, lastimosamente la Liga Caacupeña de Fútbol está desprestigiada, lo que ocurrió no es nada nuevo, se veía venir y seguramente vendrán cosas peores, ya no existe confianza, ya no existe garantía, el que tendría que haber brindado confiabilidad a los clubes, porque las entidades le eligieron para administrar los intereses de los 38 clubes, perdió el timón del barco, probablemente, buscará seguir al frente de la institución, estamos seguros que buscará la forma, porque a los que no les interesa nada, pero que busca sus propias ambiciones, son capaces hasta de vender el alma al diablo.

    Para enero/febrero de 2019 se tiene que realizar la Asamblea de la Liga Caacupeña. La actual ya no puede postularse para la reelección, cumplieron a raja tabla sus mandatos, por Reglamento tienen que dejar la Liga, pero como son tan capaces de hacer cualquier cosa, bueno, a abstenerse a las consecuencias.

    En manos de los dirigentes deportivos de los clubes está el problema, y está la SOLUCION. Ya no voten a los que han perdido la confianza, boten a los que no merecen ocupar tan digno cargo.

    Y sinceramente es algo imposible que esto suceda, pues los mismos dirigentes de los clubes se prestan para el prebendarismo, ellos saben, pero aun así actúan como cómplice$.

    Ojalá vengan gente nueva a administrar los intereses de los clubes afiliados, bien lo decía el Emérito Monseñor Ismael Rolón (+): “los que vendrán seguramente, no serán santos, pero al menos que procuren ser honestos consigo mismos, con los demás y con DIOS, que no recurran a la mentira o la violencia para acumular riquezas, ni se hagan cómplices por ambición o por cobardía, en fraudes en perjuicio del pueblo”.

    Señaló que los hombres “remendados” se acomodan a las circunstancias de tiempo, lugar y personas para salvaguardar sus intereses, son peligrosos.

    Dijo que los hombres “escombros” son aquellos en quienes nada de decencia, de credibilidad y de honor ha quedado en su haber de persona y ciudadano.

    Cada árbol se conoce por su fruto: no se cosechan higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas.  El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca.

    Veremos qué pasa. Estamos expuestos a muchas cosas. Somos criticados por defender la honestidad, la transparencia, queremos que los clubes sean beneficiados y no perjudicados. Están haciendo correr a los dirigentes humildes, sacrificados, que dan todo por sus clubes.

    Que la Liga Caacupeña de Fútbol vuelva a recuperar su prestigio. Tanto se ha luchado en su momento para “barrer” la institución, el que había asumido prometió y cumplió su palabra, limpió el local de la Liga, se despojó de gente que se beneficiaba a espaldas de la dirigencia deportiva, da la sensación que la Liga Caacupeña de Fútbol es un barril sin fondo.

    Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy.

    De los dirigentes de los clubes DEPENDE.