• Malos arbitrajes

    Martes 4 de septiembre - 18:05

    Si una Federación/Liga tiene una comisión de árbitros mala, entonces los arbitrajes serán malos.

    MALOS ARBITRAJES

    Desde hace muchos años se viene hablando de las malas actuaciones de los árbitros en los campeonatos de fútbol organizados por la Liga Caacupeña de Fútbol, y los clubes están siendo perjudicados por las “desastrosas” actuaciones de los soplapitos, según los dirigentes deportivos.

    En el fútbol caacupeño, la “autoridad” que rige esta disciplina deportiva, ha dejado mucho que desear, y el arbitraje viene siendo manipulado y manoseado al antojo de quienes mandan.

    El organismo que debería de imponer las reglas de juego, el Departamento de Árbitros, anda a la deriva, allí no se respeta absolutamente nada, porque los que deberían de actuar como corresponde, pisotean las normas de trabajo, pisotean el compromiso asumido, y solo buscan su beneficio, porque eso de orientar, educar, imponer disciplina, ética, y actuaciones buenas están lejos de los objetivos que tendrán que haberse implementado, para que el arbirtraje en Caacupé pase desapercibido.

    Y la culpa no la tiene el “arbitro”. La culpa la tienen los dirigentes deportivos de los clubes afiliados y la autoridad puesta por ellos, que nunca jamás se preocupó en darle las herramientas necesarias a los señores árbitros, para que ellos se puedan esmerar para impartir justicia.

    En todos los departamentos de árbitros se recomienda tener como miembros a ex árbitros, por la experiencia y conocimientos adquiridos, que han enriquecido trabajando en un campo deportivo.

    En la Liga Caacupeña de Fútbol se cuenta como DIRECTOR al señor Héctor José Arana, una persona que nunca fue árbitro y hoy en día maneja los hilos de las designaciones.

    El Departamento de árbitros actualmente cuenta con solo dos miembros y no tres, a raíz del alejamiento de uno de ellos, el señor Nazario Villalba, enojado supuestamente por malos procedimientos de designaciones.

    Quedaron dos, el señor Arana y el señor Luis Escobar, quien es árbitro activo de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), quien cada muerte de obispo participa de las prácticas de los días viernes, pero no falta en el lugar de trabajo de su compañero Arana, los días sábados, para realizar las designaciones y cobrar religiosamente los nombramientos – Gs. 10 mil – por cada árbitro, algunos dicen que son Gs. 20 mil.

    Gente de la APF consultados sobre si está permitido ser arbitro activo y ocupar un cargo como miembro de un departamento, respondieron que no corresponde, es uno o lo otro, pero como estamos en la LCF todo está permitido.

    Esto de la incompatibilidad hace rato que lo venimos diciendo en el programa deportivo, porque en su momento el señor Escobar fue arbitro inscripto de la APF y fue inscripto en la Liga Caacupeña de Fútbol, cuando no actuaba en la APF, actuaba en Caacupé. Había renunciado como arbitro del Círculo local.

    La larga lista de árbitros designados, multiplicados por Gs. 10 mil da mucho dinero, dividido dos es una buena platita para un día sábado sin hacer prácticamente nada.

    Y la culpa no la tiene el árbitro. Son los dirigentes los culpables, pues permiten que se trabaje de esa forma.

    ¿Que hacen los árbitros caacupeños? A las 16:00 hs de cada viernes, está previsto la presentación de los mismos en el campo deportivo “María Auxiliadora” de Cabañas, Caacupé, no todos cumplen ese horario, se juntan, conversan, y realizan un breve “calentamiento” por 15 a 20 minutos, termina la práctica, al día siguiente son convocados en la empresa donde trabaja el señor Arana, ahí junto a Escobar les esperan a los señores arbitros para entregarles las designaciones, frotándose las manos, mientras hay, seguramente mate y/o tereré para el esperado día.

    Hace cuanto tiempo que la Liga no hace charlas, capacitaciones, etc. de sus árbitros.

    La Liga Caacupeña de Fútbol, sus dirigentes, tienen que poner todas las comodidades a los árbitros, exigirles buena preparación, cumplimiento de sus obligaciones, dotarles de las necesidades básicas para dirigir un partido de fútbol.

    Si no se cumplen con estos requisitos, siempre habrá malos arbitrajes y los dirigentes seguirán quejándose, porque no son capaces de poner orden donde ellos tienen la voz cortante y sonante para que los árbitros cumplan con su cometido.

    El rendimiento del árbitro, la honestidad en el desempeño, va a depender siempre de su buena preparación, para ello los propios árbitros deben exigir que la Liga Caacupeña de Fútbol les provea de todas las herramientas necesarias, es una obligación de la institución que rige el fútbol en Caacupé.

    Los árbitros cuando se sienten maltratados por dirigentes, cuerpo técnico, jugadores, hacen con razón el pedido de sanción para los descorteses, ¿pero cuando ellos perjudican a clubes con decisiones traídas de los cabellos, ¿quiénes los sancionan? Nadie, porque en la Liga Caacupeña de Fútbol, sigue siendo el lugar de los amigos. Nadie puede hablar ni mucho menos protestar ni lamentarse, caso contrario a cuidarse de las consecuencias.

    Los dirigentes deben tomar carta en el asunto, cambiar por completo el Departamento de Árbitros por lo dicho precedentemente, caso contrario se seguirá en la misma tesitura, árbitros mal preparados, árbitros con actuaciones desastrosas. DIOS quiera que no ocurra nada desagradable.

    Si una Federación/Liga tiene una comisión de árbitros mala, entonces los arbitrajes serán malos.