• Frustración deportiva

    Lunes 10 de septiembre - 20:27

    El 13 de Junio se despidió del NACIONAL B. Tenia todas las de ganar, pero perdió en penales.

    Frustración Deportiva

    Una lástima.

    Era un partido a ganar, se desaprovecharon las ocasiones y quedó eliminado

    Perdió en la tanda de los penales.

    El 13 de Junio de Azcurra Caacupé levantó el pañuelo del adiós al campeonato del Nacional B.

    En un partido donde se tenia que liquidar, se perdonó, no se cuidaron detalles importantes que se venía anunciando muchos días antes, y el resultado está a la vista.

    El “13” estaba a dos minutos de la soñada clasificación, malos cambios, falta de lectura en el partido y en el minuto 44 del segundo tiempo llegó la desdicha futbolística, que truncó el sueño de los fanáticos de Azcurra, que querían ver al equipo codearse entre los cuatro mejores y buscar el titulo de campeón.

    Hipólito Segovia había conseguido el ansiado y esperado gol en el segundo tiempo, después de una excelente jugada de Ehber Fleitas.

    Una ventaja mínima que el 13 no supo cuidar. Los dos equipos habían jugado dos encuentros entre sí, esta fue la tercera, partido extra, y en los dos compromisos la única virtud del contrario fueron las pelotas aéreas, los córneres, los tiros libres con pelota parada, y en este partido extra la utilizó con mayor razón después de estar en desventaja.

    Pelota recuperada, centro, buscando la cabeza de los grandulones jugadores de Gral. Caballero, donde casi siempre sacaban ventajas, el Gral. tenía a jugadores grandes, espigados, como el caso de Barreto, Romero, los defensores centrales, más Galeano y Álvarez que hacían daño a la defensa del 13, donde Jorge Agüero y Diego Díaz se cansaron de sacar pelota, tanto por arriba como por abajo, llegó un momento en que las piernas aflojaron y ese momento fue culminante para el cuadro caacupeño.

    Cuando era necesario apelar a meter un defensor más, el técnico se jugó por los cambios, delanteros por delanteros, descuidando la defensa, donde a escasos minutos del partido y con la ventaja, el equipo tenía que defenderse como gato panza arriba, se olvidó de Julio Fariña, de Benigno Ruiz Díaz, de Michel Ortega quienes son grandes y uno de ellos debió ingresar para pelear las pelotas por arriba.

    Y tanto va el agua al cántaro que al final se llena. Córner desde la izquierda del ataque para Gral., pelota al medio, nadie, absolutamente nadie en la marca, el jugador Álvarez se eleva solo, aplica el cabezazo, imposible para Arturo Torales el arquero, de buen trabajo en el tiempo reglamentario, el balón adentro, gol, empate del General Caballero, y se vino el mundo abajo para muchos.

    Después del 1 – 0 parcial, el 13 de Junio tuvo varias ocasiones de gol, pero hubo mezquindad, egoísmo de parte de algunos jugadores. Como muestra basta un botón, extraordinaria jugada de Mauro Gómez, dejó a varios rivales por el camino, cedió el balón para el juvenil Marcos García, éste se olvidó o no le enseñaron que en el fútbol, existe la “pared”, el 1 – 2, la combinación, el arquero del General salió para achicar el ángulo del jugador, era una mano a mano, pero el jugador del 13 quiso hacer su propio gol, cuando lo lógico era hacer la devolución, Gómez si recibía la pelota iba a marcar sin problemas, con el arco desguarnecido.

    Hubo otras jugadas de gol, los goles se hacen no se merecen, fácilmente el resultado pudo haber sido de un 3 – 0 para el 13 de Junio.

    El General Caballero no se entregó nunca, desde el gol del 13 de Junio, adelantó sus líneas, perdió la disciplina táctica, era lo mismo 0 – 1 o más, pero se jugaron, sacó los centros desde todos los sectores, había que empatar y empató.

    El 13 de Junio tampoco supo contragolpear, José Báez no estaba a plenitud, se había retirado lesionado en el partido contra el Sport Guarán, en una corrida se notó la dificultad para moverse, para imprimir velocidad a su juego, algo que le caracteriza al correcto jugador.

    El ingreso de Ariel González – tendría que haber sido la primera variante – ya no era necesario, era necesario el ingreso de un defensor o dos para defender, se concedió los espacios y el resultado está a la vista.

    Tampoco el equipo en ningún momento buscó sacarle ritmo al partido, parecía que en esos cinco minutos finales, el 13 quería marcar más y no cuidar el resultado, muchas piernas se cansaron, ya no respondían, porque la consigna era defenderse, trató de hacerlo, pero faltó agruparse, y eran superados por la exuberancia física de los jugadores del General.

    Los penales otra historia. Una lotería. En la tanda el 13 de Junio siempre estuvo adelante, era cuestión de que el arquero se luciera y tapara o desviara un penal, pero lastimosamente no llegó a ese deseo, increíble, pero cierto.

    Se eliminó el 13 de Junio por su propia impotencia, no por ser superior el rival. Era un partido para liquidar, más se sufrió y se lloró.

    El resultado fue de 1 a 1 en los 90 minutos, en la tanda de los penales ganó el General Caballero por 8 a 7.

    Una lástima, por todo el esfuerzo realizado por don Luis Enciso y su gente. Los jugadores tenían un jugoso premio, más por el titulo una cantidad impresionante para nuestro medio futbolístico.

    En el futbol existe la revancha. Tal vez haya una tercera oportunidad, para el 2019.

    Por ahora solo queda el campeonato casero, veremos como afronta el 13 su participación, seguro que no querrá ser un convidado de piedra.

    La eliminación dolió de la forma como se dio. Pero es Fútbol. Y no siempre ganan los mejores.

    El comentario hubiera sido más largo, pero hay tanta rabia, que quitan todas las ganas. Partido para ganar, se perdió en penales.

    Hasta la próxima.