• Batalla Campal en cancha del Sportivo Almadeño

    Lunes 19 de octubre de 2015 - 14:01

    En su momento hemos dicho, que si no se toman las precauciones necesarias, esto irá aumentando.

    En su momento hemos dicho, que si no se toman las precauciones necesarias, esto irá aumentando.

    Y los dirigentes se rieron y se siguen riendo del sufrido pueblo deportivo caacupeño

    Lo que ocurrió en campo del Sportivo Almadeño, que inauguraba su flamante empastado, debe corregirse urgentemente

    Los dirigentes dirán ¿como? para eso están ahí, y no para calentar silla y enojarse cuando la prensa deportiva hace críticas constructivas contra la inoperancia de sus actos

    Lo sucedido en cancha del  Almadeño es una vergüenza, solo dos policías, para resguardar solo a los árbitros, cuando en las narices de los mismos efectivos la gente se agredían con cualquier objeto que encontraban en sus manos, principalmente las sillas que fueron utilizadas para agredir y defenderse.

    Mujeres y niños fueron agredidos, cobardemente, los simpatizantes de ambos equipos armaron una batalla campal en un par de minutos y ante la sorpresa de todos.

    Nadie esperaba este desenlace, el enojo de la gente del 24 de Mayo fue porque el árbitro no adicionó minutos al partido, de ninguna manera pudo haber existido otras razones, los dos goles del Sportivo fueron anotado en buena forma, nadie del 24 protestó y reclamó al árbitro en la validación de los dos tantos

    El gol del descuento del 24 tampoco fue cuestionado por nadie, mucho menos por la gente del Sportivo Almadeño

    La expulsión de Víctor González del 24 de Mayo estuvo acertada, se ganó la segunda tarjeta amarilla y el árbitro luego le mostró la roja

    El jugador hizo un tímido reclamo como cualquier  jugador, pero abandonó el campo de juego en forma tranquila, mientras sus compañeros seguían protestándole al árbitro Máximo Alvarez.

    En el recuento final, el árbitro no incidió en el resultado final, pero al visitante no le gustó que no haya adicionado los minutos que ello reclamaban

    El árbitro fue asediado por los jugadores visitantes, al término del partido ingresaron todos, jugadores y aficionados del equipo de Cabañas le dijeron de todo al árbitro, las agresiones iban y venían, loable el trabajo de la Presidente del club 24 de Mayo que buscó de toda forma a pesar de su miniatura estatura de apaciguar los ánimos.

    No fuimos testigos del consumo de bebidas alcohólicas, pero la actitud de mucha gente daba la sensación que estaban estimulados por el efecto del alcohol

    De hecho que hubo provocaciones, el señor Rafael Garrido enfureció como un toro, algunos le tomaron, le agarraron para no ir en busca de su provocador, esto ocurrió en el portón del ingreso al campo de juego.

    Pero tanta leña va al fuego que en un momento dado, se "incendió" la furia, el enojo, la rabia de la gente que se descontroló y apareció la rabia, la vehemencia, la saña de mucha gente, de hombres contra mujeres que buscaban tranquilizar a muchos, pero era imposible, hasta los niños sufrieron estos hechos vandálicos, que seguro quedarán en sus mentes ese desagradable momento que se vivió por algunos minutos.

    La rápida intervención de otra gente y podemos decir gracias a DIOS, los niños no sufrieron nada porque fueron cobijados por el instinto maternal de las damas que estaban presentes en ese partido.

    Otras mujeres sufrieron desmayos y crisis de nervios, todo por culpa de inadaptados hombres que buscaron hacer justicia con propias manos

    Loable también la intención de dirigentes del Sportivo, entre ellos Waldemar Velázquez y Vidal Aguero entre otros que buscaron poner calma a la situación , excelente también de otra gente del 24 de Mayo que buscaron tranquilizar a sus aficionados, todos descontrolados y enojados por la actuación del árbitro del partido.

    Las personas afectadas por el quilombo ocurrido tuvieron que ser socorridos por gente del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Caacupé, felizmente las personas se recuperaron pero lo que ocurrió difícilmente  que se pueda borrar de la mente de estas personas.

    Una lástima. Bochorno en el fútbol caacupeño. La dirigencia tiene la culpa, comenzando por el departamento de árbitros de la LCF, que disimulan bien su trabajo, hablan de especulaciones al no querer dar a la prensa la nómina de los árbitros designados para los partidos, pero antes que el gallo cante tres veces ya se sabe todo donde actuarán

    Y estos dirigentes creen que la gente es tonta, ellos mismos no se tienen confianza entre sí, habían amenazado en su oportunidad de renunciar si fulano seguía en el departamento, pero no les conviene renunciar porque cada viernes reciben “sus viáticos” consistente en una buena suma de dinero por una hora de trabajo. Los árbitros pagan Gs. 10.000 por sus designaciones, y son más de 50 árbitros los que se encuentran a disposición para cada fin de semana.

    Hágase la cuenta y  verán que da gusto ganar una buena platita sin hacer casi nada.

    Los árbitros también son culpables de sus actos, no se capacitan y son los primeros en ofrecer sus servicios, la oferta y la demanda y sacar tajadas para un determinado partido. Como decía el experimentado periodista Rodi Noguera “los árbitros no se venden, se alquilan”

    Ofrecen sus servicios, cual prostituta -  perdón por la expresión - a cambio de Don Dinero.

    Los dirigentes de los clubes también son culpables, ellos tienen para pagar la mano salvadora de los árbitros de fútbol, ofrecen y dan millones a cambio de un favorcito.

    El fútbol caacupeño irá empeorando si no se adoptan posturas, estrategias para erradicar la violencia en los campos deportivos.

    No es la primera vez, tampoco será la última, los dirigentes saben cómo actuar, que no se tomarán drásticas medidas contra ellos porque pertenecen a la “rosca” a la maldita rosca que actúa y trabaja en favor de ellos y en contra de los otros.

    Duele decirlo pero hay que decirlo, hay gente que tiene que dar un paso al costado, renunciar antes que se lo eche, huir a tiempo no es cobardía.

    Cuentan que después del partido entre 12 de Junio y 1º. De Enero el árbitro Jorge López fue amenazado, inclusive alguien le mostró “cariñosamente” un arma de fuego

    El miércoles próximo pasado en el partido 25 de Setiembre vs Libertad el árbitro Salustiano Zeballos también fue agredido al terminar el partido, finalizó el segundo tiempo a los 41 minutos.

    Los dirigentes de la LCF no hacen nada, más bien se preocupan por buscar la forma de refutar las declaraciones del periodismo deportivo y encontrar aliados para no reconocer sus errores.

    Hagan algo, busquen asesores, hablen con la Policía Nacional, la violencia engendra la violencia, mientras se siga actuando de esta forma, nada tendrá solución.

    Hay muchas cosas que decir, lastimosamente todas son negativas, el fútbol en Caacupé va de mal en peor.

    O vamos a esperar que todo cambie de aquí en tres años.

    Foto: Captada del Video de Acontecer Deportivo. La imagen lo dice todo.